¿Qué es la vitamina C?

Vitamina C

La vitamina C es uno de los ingredientes de mayor reputación en el cuidado de la piel pero, ¿se merece esa fama? Con una gran cantidad de investigaciones que respaldan sus impresionantes beneficios, la respuesta es inequívocamente sí.

En este artículo descubriremos todo sobre este poderoso antioxidante, cómo incorporarlo a tu rutina y qué formas son más efectivas.

Listado de contenidos:

  • ¿La vitamina C es buena para la piel?
  • ¿Necesitas vitamina C en tu rutina de cuidado de la piel?
  • ¿Cuáles son los beneficios de la vitamina C?
  • ¿Cómo actúa la vitamina C?
  • Formas de vitamina C en el cuidado de la piel
  • Fórmulas con vitamina C
  • Cuándo y cómo utilizar la vitamina C en tu rutina
  • Qué no usar con vitamina C

¿La vitamina C es buena para la piel?

La vitamina C es muy beneficiosa y se adapta muy fácilmente a tu rutina. Aplicarla es un paso hacia una piel sana. Es un ingrediente fundamental para el buen funcionamiento de nuestra piel (y nuestro organismo) y como es una vitamina que el cuerpo humano no es capaz de producir, necesita obtenerse de a través de la dieta o de forma tópica. Cuando somos jóvenes, nuestra piel es capaz de acumular muy buenas reservas de vitamina C pero, a medida que envejecemos, esta capacidad disminuye. Se produce entonces una reducción de las defensas antioxidantes de la piel y una mayor vulnerabilidad frente a los factores ambientales. Cuando esto ocurre, la piel no cuenta con herramientas suficientes para protegerse de los radicales libres generados por la exposición al sol sin protección y la contaminación, y se produce un fotoenvejecimiento acelerado de la piel en forma de tono apagado, arrugas profundas, manchas y pérdida de firmeza.

Las soluciones tópicas de vitamina C, cuando están bien formuladas, han demostrado científicamente ser capaces de prevenir estos daños y ayudar a corregir los que ya se han producido.

¿Necesitas vitamina C en tu rutina de cuidado de la piel?

Sí, si buscas prevenir y combatir el fotoenvejecimiento y lograr una piel más sana y luminosa. La vitamina C es, uno de los ingredientes con más evidencia científica al respecto. No solo aporta defensas antioxidantes frente al estrés oxidativo, sino que, además, es una gran aliada antienvejecimiento.

¿Cuáles son los beneficios de la vitamina C?

La vitamina C aporta múltiples beneficios a la piel. Estos van desde el aporte de antioxidantes para combatir el estrés oxidativo hasta la estimulación de la producción de elementos fundamentales para la estructura de la piel. Esta sinergia a la hora de prevenir los problemas antes de que ocurran y corregir los que ya existen hace que la vitamina C sea un ingrediente realmente destacable.

¿Cómo actúa la vitamina C?

La vitamina C contribuye al buen funcionamiento de la piel mediante diferentes vías. Como antioxidante es capaz de suministrar a la piel las defensas necesarias para elevar su capacidad a la hora de neutralizar un exceso de radicales libres. Como ingrediente antienvejecimiento contribuye a reafirmar la arquitectura de la piel estimulando la síntesis de colágeno y la elastina. Como despigmentante regula la producción de melanina, combatiendo los factores que desencadenan el desarrollo de manchas y tono desigual. Una piel con buenas reservas de vitamina C es señal de una piel sana.

Es un elemento básico para prevenir y corregir el daño oxidativo y mejorar los signos globales del envejecimiento. La aplicación tópica de un producto de vitamina C, cuando está formulado y envasado correctamente, puede ayudar a contrarrestar algunos de los efectos visibles (manchas, arrugas y pérdida de firmeza) que se producen.

Formas de vitamina C en el cuidado de la piel

Hay muchas formas de vitamina C que se usan en el cuidado de la piel y, si bien todas tienen beneficios antioxidantes, cada una funciona de manera ligeramente diferente. Algunas son incluso más efectivas que otras.

El ácido ascórbico (ácido L-ascórbico si es en forma pura), tiene la mayor cantidad de investigaciones relacionadas con la piel que cualquier forma de vitamina C. Cuando se formula adecuadamente a un pH inferior a 4 (2,6-3,2 es el rango ideal) y se usa en concentraciones de 5 % o más, ayuda a dar a la piel un aspecto rejuvenecido y con una sensación más firme, al tiempo que homogeneiza el tono desigual y reduce las manchas. El ácido ascórbico también ayuda a la piel a defenderse de los radicales libres y los factores estresantes externos, disminuyendo los efectos de la exposición a los elementos.

El ácido 3-O-Etil ascórbico se considera una forma de vitamina C de nueva generación que está altamente estabilizada y es soluble en agua y aceite. Sus beneficios respaldados por investigaciones incluyen iluminar y unificar el tono de la piel, calmar y aumentar la elasticidad a(l neutralizar los factores estresantes que de otro modo dañarían los elementos de soporte de la piel).

Otras formas beneficiosas de vitamina C que cuentan con investigaciones notables que demuestran su eficacia son:

  • El glucósido de ascorbilo es una forma estable y soluble en agua de vitamina C que ha demostrado iluminar, inhibir los desencadenantes de las manchas y mejorar la firmeza. Se considera más suave que otros derivados de la vitamina C debido a la forma única en que se convierte en vitamina C pura dentro de la piel.
  • El palmitato de ascorbilo es un derivado de la vitamina C soluble en aceite y no irritante (pH neutro) que a menudo se combina con formas más potentes de vitamina C para promover una piel más firme y reducir la aparición de manchas. Sin embargo, cantidades elevadas de este ingrediente pueden aportar una estética desagradable a los productos para el cuidado de la piel.
  • El fosfato de ascorbilo de magnesio promueve una hidratación más profunda, pero no es un antioxidante tan potente como la vitamina C pura. Aun así, se considera una de las formas más estables.
  • El fosfato de ascorbilo sódico es una forma de vitamina C que ha demostrado científicamente que puede influir en los factores relacionados con las imperfecciones, probablemente debido a su efecto calmante.
  • El ascorbato de tetrahexildecilo es una forma de vitamina C soluble en lípidos (grasas), respaldada por investigaciones sobre su capacidad para mitigar los efectos dañinos de la exposición a los rayos UV. Algunos investigadores teorizan que tiene una mayor afinidad por la piel debido a su componente de ácido graso que ayuda a la penetración.

Ten en cuenta que incluso las formas más estables de vitamina C se descompondrán con el tiempo si se exponen habitualmente al calor, el aire y la luz. Es por eso que siempre es recomendable que, a la hora de usar un contorno de ojos o hidratante con vitamina C, prestemos atención al envase. Busca siempre productos opacos y con mecanismos que restrinjan el contacto con el aire para ayudar a garantizar que los ingredientes permanezcan estables. Los productos con vitamina C que vienen en botes o tarros no mantendrán su eficacia por mucho tiempo.

Fórmulas con vitamina C

Las investigaciones muestran que las concentraciones moderadas a altas de vitamina C son particularmente efectivas y brindan una serie de beneficios para la piel: del 5 % y más, con cantidades del 10 % y más que generalmente se encuentran en tratamientos específicos. Si tu piel se ve apagada o tiene un tono desigual, independientemente de tu tipo de piel, un booster ligero con 15 % de vitamina C es ideal. Si lo que más te preocupa son las manchas rebeldes, un treatment con un 25 % de vitamina C funcionará fenomenal.

Las concentraciones más bajas de vitamina C (5% o menos) también son buenas para la piel, ya que aportan beneficios acumulativos en productos sin aclarado como hidratantes, sérums y contornos de ojos. De hecho, según las investigaciones, se ha demostrado que las concentraciones por debajo del 1 % ofrecen beneficios antioxidantes y antienvejecimiento para la piel. Las concentraciones más bajas de vitamina C también ayudan a mejorar los beneficios de otros ingredientes antienvejecimiento, como el retinol y las ceramidas.

Cuándo y cómo utilizar la vitamina C en tu rutina

Todas las formas de vitamina C se mezclan bien y se combinan con otros ingredientes para el cuidado de la piel, incluidos el retinol, la niacinamida y ácidos exfoliantes como el ácido salicílico.

Los productos para el cuidado de la piel con vitamina C se pueden usar dos veces al día, tanto por la mañana como por la noche. Después de limpiar, tonificar y exfoliar tu piel aplica tus productos con niacinamida en orden de textura, de la más fluida a la más densa. Durante el día, termina siempre tu rutina con un protector solar hidratante de amplio espectro SPF 30 o superior.

Qué no usar con vitamina C

Un mito que nos encanta aclarar: no existen ingredientes beneficiosos para la piel que no se puedan usar con la vitamina C. A pesar de la idea de que otros potentes ingredientes como la niacinamida, el ácido hialurónico y el retinol pueden contrarrestar o anular los efectos de la vitamina C, eso es simplemente falso. De hecho, el uso conjunto de estos ingredientes sólo mejora su eficacia.

Diremos que hay algunos ingredientes que no se deben usar con la vitamina C, como fragancias y alcohol desnaturalizado, pero esos son los ingredientes secantes e irritantes que no debes incluir nunca en tu rutina de todos modos.

Referencias científicas de este artículo:

    1. ‌The Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology, May 2017, pages 14-17 Antioxidants, August 2017, ePublication 3. Dermatologic Surgery, March 2005, pages 814-817 4. ‌Journal of Cosmetic Dermatology, June 2021, pages 2.349-737‌ 5. Skinmed, September 2019, pages 1-8 6. Free Radical Biology and Medicine, September 2021, pages 151-169 7. International Journal of Cosmetic Science, April 2009, pages 41-46 International Journal of Cosmetic Science, April 2005, pages 171-176 ‌The Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology, May 2019, pages 46-53 ‌Clinical, Cosmetic and Investigational Dermatology, May 2018, pages 253-11 ‌Journal of Cosmetic Dermatology, June 2019, pages 236-737‌ 12. ‌The Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology, May 2019, pages 14-17 Journal of Drugs in Dermatology, Volume 7 Supplement, July 2008, pages S2-S6 14. ‌Clinical, Cosmetic, and Investigational Dermatology, November 2013, pages 281-288

Artículos relacionados

 

Related products

-20%
Para todo tipo de pieles
-20%
Para todo tipo de pieles
-20%
Para todo tipo de pieles
-20%
Para todo tipo de pieles
-20%
Para todo tipo de pieles