Daño solar: cómo el sol daña tu piel

‌¿Sabías que la exposición al sol sin protección es la causa número uno del envejecimiento prematuro de la piel? Descubre, en este artículo, qué es el daño solar, cómo afecta a la piel y formas de prevenirlo y reducirlo.

¿Qué es la radiación ultravioleta o UV?

La radiación ultravioleta (UV) forma parte del espectro de luz que llega a la Tierra procedente del sol. ‌Tiene longitudes de onda más cortas que la luz visible, que se clasifican en rayos UVA y UVB. Ambos tipos de radiación dañan la piel de múltiples maneras. ‌Los rayos ultravioleta B (onda corta) son responsables de que la piel se queme y se enrojezca. Los rayos ultravioleta A (onda larga) pueden penetrar más profundamente en la piel y causar daños en el ADN.

Envejecimiento solar: ¿cuáles son los signos de una piel dañada por el sol?

‌El daño solar tiene consecuencias a corto y largo plazo. ‌Un signo inmediatamente visible de daño solar son las quemaduras solares. L‌as quemaduras solares, en una forma leve, provocan que la piel se enrojezca e inflame y que se siente más "caliente" de lo habitual. En casos más graves, pueden generar ampollas e incluso provocar náuseas y mareos. No exageramos cuando decimos que las quemaduras solares pueden ser muy graves.

‌Por otro lado, las consecuencias a largo plazo de la exposición al sol sin protección incluyen que la piel se reseque y adquiera un tono apagado y desigual. El sol puede resecar la piel y agotar sus niveles de ácidos grasos esenciales, dejándola con un aspecto y una sensación seca, escamosa y áspera. El daño solar también ralentiza la tasa de renovación de las células de la piel, provocando una acumulación de células muertas que da como resultado una piel opaca y congestionada.

Las manchas de la piel causadas por el sol

Uno de los signos más obvios y duraderos del daño solar son las manchas en la piel (ya sea manchas oscuras o hiperpigmentación en forma de parche difuso). Las manchas en la piel aparecen porque la luz ultravioleta provoca un exceso de producción de melanina. Este exceso de producción de melanina se produce de forma natural (cuando no aplicamos un buen filtro solar) como forma de protección de la piel frente a la radiación. En ocasiones, este exceso de melanina se produce de manera desigual y se concentra en áreas más pequeñas, provocando manchas marcadas y rebeldes. Este tipo de manchas son difíciles de corregir y requieren ingredientes muy potentes capaces de unificar el tono y atenuar la hiperpigmentación, para ayudar a que la piel vuelva a su pigmentación natural. ‌Descubre nuestra gama de productos que ayudan con la corrección de las manchas en la piel.

‌¿Necesitas una fórmula que reduzca las manchas de forma avanzada pero sin causar irritación? Prueba nuestro Sérum 25 % Vitamina C + Glutatión. ‌Adecuado para todo tipo, tono y edad de piel, su fórmula actúa para mantener la cantidad natural de glutatión y vitamina C de la piel, al tiempo que minimiza el estrés oxidativo que provoca las manchas. ‌También puedes echar un vistazo a otros productos alternativos para la corrección de las manchas de la piel.

‌Pérdida de colágeno y elastina debido al daño solar.

‌El daño solar destruye el colágeno y la elastina de la piel. El colágeno es una proteína responsable de la firmeza de la piel y la elastina es la fibra de soporte que permite que la piel se recupere. Cuando, en las capas profundas de la piel, el colágeno y la elastina se degradan por el daño solar, la piel pierde su elasticidad y firmeza y se produce un envejecimiento prematuro (arrugas, líneas de expresión y flacidez). Para empeorar las cosas, la exposición al sol sin protección también disminuye el contenido de ácido hialurónico de la piel, lo que hace que la piel sea más fina y frágil. Las quemaduras solares repetidas y una exposición al sol sin protección también pueden aumentar las posibilidades de sufrir diversas formas de cáncer de piel.

Protege la piel del daño solar

Más vale prevenir que curar, así que asegúrate siempre de proteger tu piel todos los días de los dañinos rayos del sol. Nunca es demasiado pronto (ni demasiado tarde) para empezar a usar SPF. Aunque, cuanto más envejecemos, más difícil le resulta a nuestra piel reparar los efectos del daño solar, es básico usar un SPF a diario tengamos la edad que tengamos. Elige siempre productos que demuestren ofrecer una protección alta, como los que tiene la clasificación PA++++‌, ya que ofrecen una protección extremadamente alta y eficaz contra la dañina radiación UVA.

Para hacer de la aplicación diaria algo sencillo puedes usar cremas hidratantes con SPF. Eso sí, recuerda que si vas a estar en el exterior por largos períodos de tiempo o si vas a realizas una actividad que implique agua (nadar) o genere sudoración, será necesario reaplicarla para asegurar la protección. ‌Ten en cuenta también que algunos medicamentos pueden hacer que tu piel sea más sensible al sol.

‌Reducir el daño solar visible

‌Aunque no es posible reparar completamente el daño solar, el uso de productos adecuados para el cuidado de la piel combinado con el uso diario de una crema solar de amplio espectro pueden lograr una mejora visible significativa.

  • Exfoliantes AHAs: Exfolian la superficie de la piel, ayudando a reducir las manchas y la sequedad de la piel Son perfectos para recuperar la luminosidad y un tono saludable.
  • Retinol: Estimula el proceso natural de renovación celular y reduce las arrugas y manchas de la piel provocadas por los efectos nocivos del sol. Descubre más sobre cómo el retinol ayuda a corregir las arrugas.
  • Vitamina C: Reduce las manchas de la piel, ilumina y protege contra los daños causados ​​por los factores ambientales.
  • Sérums Antioxidantes: Los poderosos antioxidantes de estos sérums protegen la piel contra el daño provocado por las factores ambientales y aumentan la eficacia de los filtros solares.
  • Productos antimanchas: El uso una vez al día de un producto que no requiera aclarado y que contenga ingredientes que hayan demostrado reducir las manchas en la piel y las hiperpigmentaciones irregulares puede mejorar este problema en cuestión de semanas.

¿Qué puedo hacer si mi piel se quema con sol?

Todo el mundo sabe cómo se sienten las quemaduras solares y definitivamente no es agradable. Por supuesto, siempre es mejor prevenir que curar, pero afortunadamente hay algunas cosas que puedes hacer para aliviar tu piel si te quemas con los rayos del sol.

El primer signo de una piel quemada por el sol (levemente) suele ser el enrojecimiento o eritema solar. La quemadura solar sigue desarrollándose durante 12 a 24 horas, por lo que es importante tomar medidas lo antes posible:

  • Enfría la piel quemada durante algunas horas usando compresas frías y húmedas o una bolsa de hielo envuelta en una toalla. Esto ayudará a eliminar el calor y reducir el enrojecimiento. También puedes aplicar con cuidado CALM Tónico para ayudar a aliviar la piel.
  • Luego aplica una hidratante ligera con ingredientes calmantes, como la niacinamida, siempre que no tengas ampollas en la piel. Asegúrate de que cualquier producto que utilices no sea irritante y no contenga fragancias.
  • Evita de inmediato la exposición al sol. Permanece en interiores o a la sombra. Y bebe mucha agua para prevenir la deshidratación.

Lo que nunca deberías hacer

Ahora que hemos aprendido cómo ayudar a tratar las quemaduras solares, también es importante enfatizar lo que no se debe hacer:

  • No coloques hielo directamente sobre tu piel sin una capa protectora como un paño. Exponer la piel directamente a un frío intenso puede empeorar el daño. En su lugar, envuelve el hielo en una toalla o paño de cocina limpio.
  • No apliques un bálsamo o crema espesa sobre la piel quemada por el sol, ya que estos productos retendrán el calor.
  • No utilices cremas que contengan fragancias. Pueden provocar irritación.
  • Un gel de aloe vera por sí solo no es suficiente. La piel quemada por el sol necesita más ingredientes reparadores. Aplica una crema o gel que contenga otros ingredientes restauradores de la humedad (además de aloe vera si lo usas).

¿Que hago si la quemadura es intensa?

Si tienes quemaduras graves, te sientes débil, mareado, tienes ampollas, náuseas o fiebre acude a tu médico.

Cómo prevenir una quemadura de sol

Ahora quizás te preguntes: ¿con qué frecuencia debo volver a aplicarme el protector solar? A continuación te damos algunos consejos importantes:

  • Utiliza un protector solar con al menos SPF 30 todos los días, incluso cuando esté nublado.
  • Aplica generosamente el producto en todas las partes del cuerpo que estarán expuestas al sol.
  • Aplícalo de 15 a 20 minutos antes de la exposición.
  • Reaplica con regularidad, especialmente si sales mucho al aire libre, sudas o si has estado nadando.
 

Related products

-20%
Para todo tipo de pieles
-20%
Piel normal, Piel seca
-20%
Piel mixta, Piel grasa
-20%
Piel normal, Piel seca
-20%
Piel mixta, Piel grasa
-20%
Piel normal, Piel seca