¿Qué significa el número de Factor de Protección Solar (SPF)?

Qué es el SPF y cómo funciona

Proteger la piel con SPF 30 o superior, ya sea en forma de crema hidratante, primer o base de maquillaje es un paso diario esencial para lograr una piel saludable y de apariencia rejuvenecida. Es más, si aplicas por capa los tres, mucho mejor.

¿Qué significa SPF (o FPS en español)?

El número de Factor de Protección Solar (SPF) mide la cantidad de protección UVB que proporciona un producto cuando se aplica de manera generosa y uniforme sobre la piel. Sin embrago recuerda que el SPF no mide la protección frente a los UVA. La protección UVA se mide con una escala diferente llamada sistema PA. Por eso, es importante a la hora de obtener protección UVA y UVB, buscar productos de protección solar con la etiqueta "Amplio Espectro".

¿Cómo logran las cremas solares proteger la piel y de qué depende? Cómo funciona el SPF es fascinante, pero, también puede resultar confuso a la hora de entender cómo funcionan ya que existen muchas variables. Antes de profundizar sobre el tema, necesitamos tener claro algunos detalles sobre los rayos UVA y UVB.

UVA vs. UVB: ¿Cuál es la diferencia?

El sol emite una radiación ultravioleta invisible que llega a la superficie terrestre y daña la piel desprotegida, incluso en días nublados o lluviosos. Estos rayos que impactan en la piel se conocen como ultravioleta A (UVA) y ultravioleta B (UVB).

Los rayos UVB afectan a la superficie de la piel y causan quemaduras solares, que se pueden ver y sentir, pero también daña a las células de la piel alterándolas. Los rayos UVA penetran más profundamente en la piel y destruyen todo a su paso, incluidas las sustancias de apoyo vitales que la piel necesita para lucir joven y saludable. Las longitudes de onda más cortas de los rayos UVA también pueden causar quemaduras solares dolorosas. Tanto los rayos UVA como los UVB juegan un papel decisivo en el desarrollo del cáncer de piel.

Mientras que los rayos UVB son responsables de daños visibles casi instantáneos, como el enrojecimiento de las quemaduras solares, los rayos UVA hacen que la piel se broncee, una señal de que se está castigando cada capa de la piel. Los rayos UVA y UVB están presentes durante todo el año y en todo tipo de clima. Además, ¿sabías que los rayos UVA también pueden penetrar el cristal, incluidas las ventanas de los coches* y oficinas? Por eso es tan importante usar protector solar, incluso cuando tu tiempo al aire libre sea mínimo, y elegir productos etiquetados con "amplio espectro", ya que estos protegen contra ambos tipos de rayos UV.

*Algunas ventanas tienen una capa protectora contra los rayos UV, pero la mayoría no, por lo que, a menos que esté seguro, es mejor actuar como si todos esos cristales no estuvieran tratados contra los UVA.

Es importante saber que los rayos UVB son más intensos entre las 10:00 a. m. y las 4:00 p. m. y en altitudes altas. Los rayos UVA por su parte están presentes durante todo el día con una intensidad bastante constante sin importar en qué parte del mundo te encuentres. Los rayos UVA castigan la piel sin protección a cualquier hora y en cualquier época del año. En general, no existe una cantidad segura de exposición a la luz ultravioleta.

¿Cómo se calcula el SPF?

Antes de explicar cómo se calcula el SPF, es importante señalar que las pruebas para determinar las calificaciones (números) de SPF tienen limitaciones porque no siempre representan situaciones del mundo real. Aunque las pruebas se realizan en la piel de las personas, se controlan las condiciones y se fija la intensidad de la luz ultravioleta. Como hemos visto, en el mundo real la intensidad de los rayos UVB varía, mientras que los rayos UVA son constantes, por lo que la intensidad cambiante de la luz UVB afecta al tiempo que tarda un piel en presentar un eritema solar (enrojecimiento) con cualquier protector solar.

Además, es importante que recuerdes que la calificación del factor de protección solar (SPF) solo mide la cantidad de protección UVB que ofrece un producto cuando se aplica - generosamente - en la piel. Por último, los números de SPF también pueden parecer engañosos porque hay menos diferencia en la protección a medida que aumenta la calificación de SPF. ¿Quieres saber qué significan los factores de la crema solar? Según las pruebas realizadas:

  • SPF 15 protege la piel del 93% de los rayos UVB
  • SPF 30 bloquea casi el 97%
  • SPF 50 bloquea el 98%
  • SPF 100 bloquea el 99%

Sin embargo, viéndolo de otra manera:

  • SPF 30 deja pasar alrededor del 3% (1/30) de los rayos UVB
  • SPF 50 sólo permite alrededor del 2% (1/50).

Esto supone un 50 % más de rayos UVB penetrando tu piel si usas SPF 30 en comparación con SPF 50. Para el uso diario, recuerda que es suficiente con un SPF 30 o 50. Si tu piel va a estar expuesta durante la mayor parte del día, es probable que consideres utilizar un SPF más alto junto con otras medidas de protección como sombreros y ropa con filtros UV.

Pero también existe un problema: las calificaciones SPF súper altas pueden implicar una mayor probabilidad de reacción en la piel. Además, si el producto incluye filtros minerales (común para alcanzar los SPF más altos), el acabado no suele ser demasiado estético (rastros blancos). Una forma de evitarlo es usar un protector solar con óxido de hierro para evitar el tono blanquecino.

¿Cuánto dura el SPF 30, 50 y otros?

¿Quieres saber cuánto duran los SPF 15, 30 y 50? Nos gustaría que hubiese una respuesta fácil y rápida a esta pregunta. En el pasado, era tan sencillo como hacer una cuenta simple de matemáticas: Si sabes que tu piel se vuelve rosada o comienza a enrojecerse a los diez minutos posteriores a la exposición del sol sin protector solar, entonces un SPF 15 te proporcionaría 150 minutos de protección (10 x 15 = 150). Un SPF 30 te daría 300 minutos, y así sucesivamente.

Estas cuentas representan cómo se solía explicar las calificaciones de SPF, pero estos esfuerzos por simplificar no representan del todo la realidad. Las clasificaciones de SPF no se pueden calcular en base solo a la cantidad de tiempo que la piel puede estar está expuesta a la luz ultravioleta sin enrojecerse. Habría que tener en cuenta también la cantidad de exposición, es decir, la intensidad de los rayos UVB según el lugar del mundo en el que te encuentres, además de otros factores, como la cantidad de nubes, la latitud, la estación y la proximidad a superficies reflectantes como el agua, la nieve y la arena.

Recuerda: la intensidad de la energía solar que emite el sol afecta a la cantidad que recibe tu piel. Por ejemplo:

  • 1 hora a las 9:00 am
  • 15 minutos a las 13:00
  • 1 minuto a la 1:00 p. m. a gran altura con nieve (refleja la radiación)

...podrían ser capaces de emitir la misma intensidad de radiación UV a la piel a pesar de las diferencias de tiempo.

¿Qué SPF necesito?

La norma "simple" es observar el tiempo que tu piel tarda en cambiar de color cuando se expone a la luz ultravioleta sin protección solar. Una vez sepas este plazo de tiempo, multiplica ese número por la calificación SPF para obtener la cantidad de tiempo que tu crema solar te protegerá en condiciones normales. Eso sí, recuerda lo que hablamos antes.

Cuando hablamos de condiciones normales, nos referimos siempre a la cantidad e intensidad de la luz ultravioleta que en una situación "estándar" afecta a tu piel. Si tu piel va a estar expuesta a UV más intensa, prolongada (o en altitud), deberás elegir un protector solar con un SPF más alto y aplicarlo con frecuencia. Además, todos los filtros UV van perdiendo su eficacia con la exposición continua a la luz solar. Con una aplicación reiterada te aseguras mantener el nivel de protección solar.

Por ejemplo, volviendo al ejemplo base (aunque sabemos que no es del todo exacto). Si cuando expones tu piel al sol sin protección a las 9 de la mañana, en junio, en un parque, cambia de color a los 10 minutos... un protector solar con SPF 30 te daría cinco horas de protección solar (10 minutos x 30 = 300 minutos, que son 5 horas de protección). Si tu piel cambia de color a los 20 minutos el SPF 30 te daría 10 horas de protección. Eso sí, fíjate las condiciones con las que estamos calculando el tiempo... ¡Y aún hay más! porque..., ¿qué pasa con la cantidad de producto?. Pues sí, es algo que también afecta. Según los estudios la mayoría de las personas no aplicamos la cantidad correcta de protector solar. En realidad, aplicamos menos cantidad de la que usan los laboratorios para obtener la calificación de SPF, por lo que es probable que no logremos el nivel de protección SPF indicado en la etiqueta.

Por eso te recomendamos siempre que cuando sepas que vas a estar al aire libre más tiempo de lo normal o si notas que el sol es más intenso, optes por clasificaciones de SPF más altas (al menos SPF30 y vuélvete a aplicar el producto cada 2 horas). ¿te gustaría saber más sobre la frecuencia de reaplicación de las cremas solares?

Ahora que sabes cómo funciona la calificación SPF en el protector solar, consulta los consejos imprescindibles en nuestros artículos de protección solar.

Referencias científicas de este artículo:

Photodermatology, Photoimmunology, and Photomedicine, September 2020, pages 351–356; and May 2020, pages 192–199 Clinics in Plastic Surgery, volume 43, 2016, pages 605–610 Journal of the American Academy of Dermatology, December 2013, pages 867.e1–867.e14 Dermatologic Clinics, July 2014, pages 427–438 The Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology, January 2013, pages 16–24; and September 2012, pages 18–23 Indian Journal of Dermatology, September-October 2012, pages 335–342 Journal of the American Academy of Dermatology, May 2008, pages S149–S154

 

 

Related products

Nuevo
Piel normal, Piel seca
-15%
Piel normal, Piel seca
Piel mixta, Piel grasa
Piel normal, Piel seca
Para todo tipo de pieles