Cómo construir una rutina básica de cuidado de la piel eficaz

Saber qué productos funcionan juntos, cómo benefician a tu piel y el orden en que usarlos es muy importante al seleccionar la rutina de cuidado de la piel más efectiva para ti. En Paula's Choice, recomendamos empezar por una rutina básica para el cuidado de la piel que consta de tres pasos, cada uno diseñado para tratar las necesidades básicas de cualquier tipo de piel. Esto es lo mínimo que tu piel necesita para mantenerse sana y protegida día y noche. Utiliza esta sencilla guía para crear, paso a paso, la rutina básica de cuidado de la piel en base a tu tipo de piel y problemáticas específicas.

Paso 1: Limpiador

Usa un limpiador por la mañana y por la noche para eliminar las impurezas, el exceso de grasa y el maquillaje. Cuando tu cara está limpia, el resto de productos que usas a continuación funcionarán aún mejor.

Elige tu Limpiador

Piel mixta, Piel grasa
Para todo tipo de pieles
Para todo tipo de pieles

Paso 2: Exfoliante (AHA o BHA)

Los exfoliantes químicos eliminan la acumulación de células muertas de la piel que hace que luzca menos radiante y uniforme. Son muy eficaces para tratar el daño solar, las arrugas, los puntos negros, los poros obstruidos y los granos. Cuando los usas como segundo paso de tu rutina, los exfoliantes químicos dejan la piel tersa, suave y con un aspecto rejuvenecido. Los exfoliantes de Paula's Choice son exfoliantes químicos que no necesitan aclarado. por lo que son muy prácticos. Comienza aplicándolos una vez al día un par de veces por semana, y observa cómo reacciona tu piel, luego aumenta gradualmente la frecuencia de uso. Durante el día, aplica siempre con un protector solar SPF 30 o superior de amplio espectro. Los AHAs exfolian la superficie de la piel y los BHAs exfolian la superficie de la piel y el interior de los poros. Los AHAs son muy eficaces cuidando la piel seca y reduciendo el fotoenvejecimiento. Los BHAs son ideales para la piel grasa. Te ayudan a librarte de los granos y puntos negros, calman la piel y reducen la sensibilidad.

Elige tu Exfoliante

-15%
Piel mixta, Piel grasa
Para todo tipo de pieles
Piel mixta, Piel grasa
Piel normal, Piel seca

Paso 3: Hidratar con SPF (mañana)

El paso final e imprescindible de cualquier rutina de día es la aplicación de un protector solar de amplio espectro SPF 30 o superior. Si, además, esta protección forma parte de una fórmula hidratante avanzada no solo mantendremos la piel protegida del daño solar (causa número 1 de la aparición de arrugas, manchas en la piel y otros signos del envejecimiento) sino que además aportaremos a la piel la dosis de ingredientes reparadores e hidratantes que necesita.

Cómo elegir una Hidratante con SPF

Cuando busques una crema hidratante con SPF, ten en cuenta que la textura del producto debe ser la óptima para tu tipo de piel. Para pieles normales o secas, busca texturas cremosas para una hidratación y nutrición adicional. Para pieles grasas o mixtas, opta por texturas ligeras y líquidas que no obstruyan los poros para evitar la aparición de imperfecciones.

Elige tu Hidratante con SPF

-15%
Piel normal, Piel seca
-15%
Piel mixta, Piel grasa
-15%
Piel normal, Piel seca
Piel mixta, Piel grasa
-15%
Piel mixta, Piel grasa

Paso 3: Hidratar (noche o sin SPF)

El beneficio de usar una de nuestras cremas hidratantes por la mañana (si nos gusta usar el SPF por separado) o por la noche, va mucho más allá de aportar simplemente hidratación. Todas nuestras fórmulas están repletas de ingredientes de señalización intercelular y reparadores de la piel que ayudan a que esta funcione mejor y se vea más saludable. Las formulamos en textura líquida, crema, loción y gel para que se adapten a cualquier tipo de piel. Además, puedes aplicarlas sin problema en el contorno de los ojos. Úsalas antes de aplicar el SPF o como último paso de tu rutina de noche para lograr una piel de textura suave y aspecto rejuvenecido.

Elige tu Hidratante

-15%
All Skin Types
Para todo tipo de pieles
-15%
Piel mixta, Piel grasa
Piel normal, Piel seca

Este ejemplo de rutina básica que acabamos de mostrar es solo una guía o punto de partida. Que vayas probando varias opciones es clave para encontrar aquello que mejor funcione para tu tipo de piel y tus problemáticas. Vigila siempre cómo reacciona tu piel y ajusta la cantidad, forma y frecuencia de aplicación para encontrar las que mejor se adapten a tu piel. Si quieres recibir asesoramiento personalizado gratuito sobre tu rutina de cuidado de la piel, contacta con nuestro equipo de Atención al Cliente.

Existen muchas más formas de las que piensas a la hora de cuidar tu piel y obtener los resultados que deseas. ¿Te gustaría llevar tu rutina de cuidados a un nivel superior para combatir problemáticas más persistentes? Descubre cómo añadir productos adicionales a tu rutina básica para crear una rutina personalizada.

Conoce más sobre los diferentes tipos de piel:

Compra nuestros Sets de productos: