9 Tips para un slow-aging

Mantén tu piel con el mejor aspecto posible, sin importar tu edad.

1. Limpieza como primer paso

El daño solar, los productos irritantes, la contaminación del aire y la luz azul de las pantallas digitales pueden dañar la barrera natural de la piel. Pero una rutina de cuidados adecuada puede limitar el daño y mantener tu piel con un aspecto rejuvenecido por más tiempo. Recuerda comenzar siempre realizando una buena limpieza, de esa manera tu piel estará lista para recibir el resto de los ingredientes que apliques a continuación. Descubre aquí qué limpiador es mejor para tu tipo de piel.

2. SPF es la palabra mágica

Todos estamos familiarizados con el uso de la protección solar cuando vamos en la playa, pero el sol emite rayos UV dañinos durante todo el año, incluso en días nublados. Por eso, es importante aplicar un protector solar hidratante SPF 30 o superior de amplio espectro todos los días para mantener la piel protegida y prolongar los resultados que consigas. Aplícalo como paso final de tu rutina por las mañanas, 15 minutos antes de salir de casa. Lee más sobre el SPF y cómo puede salvar su piel.

3. Los antioxidantes, un escudo desde el interior

Los antioxidantes ayudan a neutralizar los efectos dañinos de los radicales libres. Nota: Los radicales libres son átomos que han perdido un electrón. Buscan robar a otros átomos ese electrón perdido y oxidan las células a su paso. Entre otras cosas, provocan la degradación del colágeno y la elastina. Y el daño puede llegar a ser mucho peor. Afortunadamente, los antioxidantes son capaces de aportar electrones y limitar este daño. La lista de ingredientes que funcionan como antioxidantes es interminable, pero incluye las vitaminas A, C y E, té verde, soja, granada y extractos de uva, por nombrar algunos. Muchos de nuestros productos contienen antioxidantes y, además, añadimos una dosis extra a nuestros sérums. Por eso decimos que nuestras fórmulas son completas. ¿Has oído hablar del retinol o del bakuchiol? El bakuchiol es un potente antioxidante multitarea con muchos beneficios antienvejecimiento. Cuando se combina con el retinol, forman el equipo perfecto para combatir las manchas, las arrugas y las líneas de expresión.

4. Usa ingredientes que hablen con tus células

Si hay algo que hace que la piel ralentice su envejecimiento, es prolongar su buen funcionamiento. Esto requiere el uso de ingredientes capaces de comunicarse con las células enviando señales para que mejoren su funcionamiento y recuperen su actividad de una forma óptima. La niacinamida, los péptidos y el retinol son un ejemplo de ingredientes que tienen esta capacidad.

5. La exfoliación (química) es clave

Tu piel elimina a diario y de manera imperceptible, las células muertas de la superficie de la piel. Además, está en un proceso continuo de renovación desde el interior. Cuando somos jóvenes, este es un proceso rápido y eficaz, pero a medida que envejecemos, este proceso se ralentiza considerablemente. El resultado: una piel rugosa y de aspecto apagado. Afortunadamente, existen exfoliantes químicos que ayudan a la piel a volver a optimizar este proceso. En Paula’s Choice tenemos dos tipos de exfoliantes químicos: Los exfoliantes AHA, solubles en agua y fantásticos para transformar las pieles apagadas y dañadas por el sol. Los exfoliantes BHA, solubles en aceite (grasa), que actúan no solo en la superficie sino en el interior de los poros (desobstruyéndolos y reduciendo imperfecciones). Esto los hace muy interesantes para las pieles con tendencia acneica. Además, gracias a su acción antiinflamatoria, los BHA son perfectos también para pieles sensibles o con tendencia a la rosácea.

6. Repón los básicos de tu piel

Tu piel recibe desde el interior un suministro natural de ingredientes reconstituyentes, que desafortunadamente disminuyen con el envejecimiento y el daño solar. Imagina tu piel como una pared, con las células como ladrillos y los ingredientes naturales de tu piel como el cemento que lo mantiene todo unido. ‌Imagina ahora que ese cemento empieza a agrietarse permitiendo que las sustancias nocivas entren en la barrera de la piel y se pierda la hidratación. ‌La buena noticia es que podemos actuar frente a esto con ingredientes que han demostrado una acción reponedora fantástica. Algunos ejemplos son el ácido hialurónico, las ceramidas y los ácidos grasos omega. Incorpora siempre estos activos como parte de tu Rutina.

7. Una dieta saludable es una buena aliada

Algunos ingredientes que se aplican sobre la piel también pueden beneficiarla desde el interior. Las frutas y verduras están llenas de antioxidantes como la vitamina C y E. Los ácidos grasos omega se encuentran principalmente en el pescado azul, pero también en varios aceites vegetales obtenidos de la linaza, la soja, la colza y las semillas de girasol. Los minerales como el hierro, el zinc, el cobre y el cromo son esenciales para la salud y la mayoría también funcionan como antioxidantes. Algunos ejemplos de alimentos ricos en minerales son las verduras de color verde oscuro, los frutos secos, la remolacha, los huevos, las ostras, la carne de res, el hígado, los frutos secos (como las pasas y los albaricoques), los frijoles y las semillas de lino. Consumir una dieta equilibrada y saludable, es sin duda, un gran complemento.

8. La edad no es un tipo de piel

Elige tus productos para el cuidado de la piel en función de tu tipo de piel y tus problemáticas, no por tu edad. Por ejemplo, una piel grasa se beneficia más de las cremas hidratantes de textura ligera, mientras que la piel seca se beneficia más de las cremas hidratantes ricas, tengas la edad que tengas. Por ello, verás que en Paula’s Choice disponemos de una potente colección antienvejecimiento formulada específicamente para pieles mixtas a grasas y otra para pieles normales a secas.

9. No existe un producto que lo haga todo

No hay productos milagrosos sino Rutinas que funcionan. ‌Realiza al menos los pasos de limpieza, exfoliación e hidratación (con SPF durante el día). De esta manera, sacarás el máximo partido a tu cuidado de la piel y podrás ver resultados. Si tienes dudas sobre cuál sería tu Rutina recomendada entra en nuestro Buscador de Rutinas para descubrir la tuya en solo 3 clics.

 
-15%
Para todo tipo de pieles
-15%
Para todo tipo de pieles
-15%
Para todo tipo de pieles
-15%
Para todo tipo de pieles