Ingredientes para el cuidado de la piel: Guía de inicio

Descubre cómo elegir los ingredientes perfectos para tus problemáticas.

SPF: Guía de inicio

Combinar múltiples ingredientes en tu rutina es clave para lograr los mejores resultados y una buena salud de la piel. Existen muchos ingredientes que ofrecen resultados muy destacados a la hora de combatir problemáticas específicas como la textura rugosa, los poros obstruidos o el tono desigual.
Sin embargo, identificar a estos superhéroes cuando miras las etiquetas de los ingredientes puede ser una tarea difícil. En este artículo vamos a ayudarte a descubrirlos y tener claro cómo te ayudan a lograr tus objetivos.
Comenzaremos listando las problemáticas y el ingrediente que ha demostrado funcionar mejor para combatirla. De esta forma, podrás encontrar la combinación perfecta para ti, de manera sencilla. Eso sí, recuerda que cada ingrediente siempre va a ofrecerte mucho más de lo que marca el listado.

Textura rugosa - AHA (alfahidroxiácido)

Puede venir en diferentes formas. Recomendamos: ácido mandélico, ácido láctico, ácido glicólico. Usar un AHA es una forma no abrasiva de exfoliar la piel y, por norma general, no necesitan aclarado. Son mucho más suaves para la piel que cualquier exfoliante granulado o cepillo exfoliante. Trabajan en las capas más exteriores de la piel. Por ello, son una gran opción si buscas un ingrediente para suavizar la superficie de tu piel.

Poros obstruidos – BHA (betahidroxiácido)

También conocido como ácido salicílico (la forma de BHA para uso cosmético). Es una forma no abrasiva de exfoliar la piel (como el AHA) pero, la ventaja, es que el BHA actúa también en el interior de los poros , ayudando a limpiarlos y desobstruirlos. Esta capacidad le convierte en el ingrediente #1 para una piel con granos, puntos negros o cualquier otro tipo de imperfección.

Rojeces – Ácido azelaico

Puede extraerse a partir de granos naturales o crearse en el laboratorio. La forma sintética es mucho más estable y eficaz. El ácido azelaico es un ingrediente verdaderamente multifunción: calma la piel e interrumpe los procesos que pueden provocar que tu piel no funcione correctamente. Es perfecto si tienes las características rojeces de piel sensible o de piel con tendencia al acné.

¿Aún no encuentras tu ingrediente? No te preocupes, vamos a profundizar un poco más a continuación con un ingrediente adicional y continuamos con el listado.

SPF: Guía de inicio

Tono irregular - Vitamina C

Puede encontrarse en muchas formas, siendo el ácido ascórbico la versión pura. Elijas cual elijas, siempre que utilices vitamina C asegúrate de que el producto no venga en un frasco o bote transparente, de lo contrario tendrá dificultades para mantener su eficacia. La vitamina C tiene una amplia investigación que respalda su capacidad para iluminar la piel y unificar el tono. Te recomendamos aplicarla por la mañana, y terminar siempre tu rutina con un SPF hidratante de amplio espectro 30 o superior.

Arrugas - Retinoides

Puede venir en diferentes formas. Recomendamos: retinol, retinaldehído, propionato de retinilo. Si tienes la piel sensible busca porcentajes más bajos y si estás embarazada evita el uso de retinoides por completo. Con un historial impecable de resultados demostrados científicamente, los retinoides son el ingrediente por excelencia para rejuvenecer la piel. Eso sí, una vez más, recuerda terminar siempre tu rutina con un SPF hidratante de amplio espectro 30 o superior.

Poros dilatados - Niacinamida

Este ingrediente ofrece beneficios desde porcentajes tan bajos como 0,2 % y es seguro usarlo hasta un 20 %. Es altamente eficaz y tolerado por la práctica totalidad de las pieles.
Esto lo convierte en un excelente ingrediente a probar si no está seguro de lo que necesita tu piel y quieres complementar tu rutina con un potente antioxidante que ayude a reducir los poros dilatados.

Pérdida de firmeza - Péptidos

Existen muchas formas diferentes, cada una de las cuales tiene sus propios beneficios, pero ten en cuenta que los péptidos sintéticos están formulados para ser más estables para la piel. De nuevo, evita productos con péptidos que vengan envasados en frascos o tarros. Los péptidos son uno de los componentes fundamentales de la piel; agregarlos a tu rutina ayuda a restaurarla cuando ya no tiene la capacidad de repararse como lo hacía antes.

 

Tu piel funciona mejor cuando le aportas una rica mezcla de antioxidantes, ingredientes restauradores y reponedores. Cuando lo haces, obtienes resultados visibles.

¿Has identificado algún ingrediente que te vendría bien pero dudas si puedes combinarlos en la misma rutina? Descubre lo que dice la ciencia sobre la combinación de ingredientes y pon fin a los mitos. Empecemos por la realidad sobre cómo utilizar ingredientes como el retinol y la vitamina C al mismo tiempo.
Por último, ten en cuenta la estación del año. Algunos ingredientes destacan a la hora de ayudar a mantener tu piel en invierno; otros, en cambio, pueden marcar la diferencia en verano.